Noticias Acerca de ESET Acerca de VideoSoft Contactos Premios Política de Privacidad
 
Los peligros de conectarse a las redes inalámbricas y como protegernos

Según un estudio publicado por el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación de España (INTECO), existe un alto porcentaje de mal uso de la redes Wi-Fi, ya que los usuarios no aplican los protocolos necesarios de seguridad en redes inalámbricas y -por ejemplo- crean redes públicas sin contraseñas.



El estudio de INTECO se realizó en hogares de España con acceso a Internet a través de redes Wi-Fi, pero los resultados pueden servir de referencia para la mayoría de las personas comunes en casi cualquier lugar del mundo, ya que se basan en el hecho de que la facilidad y practicidad de las nuevas tecnologías, nos hace caer en un peligroso exceso de confianza, apoyado por el poco conocimiento de los riesgos que esto implica para lo más valioso que poseemos en nuestros equipos, la información.

Lo más evidente de los resultados obtenidos a través de dicha encuesta, es que a nivel general, no existe un buen comportamiento ante la seguridad en el uso de las redes inalámbricas. El 15,3% de los encuestados manifestó desconocer los niveles de seguridad de su conexión Wi-Fi y directamente no protege su red, ya sea por ignorancia o falta de voluntad.

De los usuarios de redes Wi-Fi, el 75% usa su propio router, el 25.2% accede a través de una red pública (como las de restaurantes o centros comerciales) y el 11.9% se "cuelga" a la red de un vecino o amigo. Este tipo de comportamiento hace propensos a los usuarios a ser interceptados por piratas informáticos y aumenta su nivel de vulnerabilidad cuando se manejan cuentas bancarias o se ingresa a cualquier sitio que requiera contraseñas.

Una red inalámbrica carente de contraseñas y protocolos de seguridad hace del usuario una potencial victima de hackeos y robos de contraseñas. La encuesta reveló que el 44.8% de los usuarios expone sin saberlo, todos sus datos personales en la red.

¿Qué hacer entonces al navegar en una red inalámbrica pública? Lo más importante es no ingresar a perfiles bancarios ni a cualquier sitio que solicite datos personales.

Los consejos de seguridad en redes inalámbricas que brinda INTECO incluyen no publicar el nombre de la red al momento de configurar el router, apagarlo mientras no se lo esté utilizando, aplicar un cifrado de seguridad (preferentemente el WPA2) y establecer una contraseña robusta para ingresar a la red, evitando que equipos y usuarios extraños a la misma puedan hacerlo.

Por supuesto, es imprescindible también cambiar los datos de usuario y contraseña que los routers traen de fábrica, ya que eso los convierte en blanco de troyanos que pueden convertirlos fácilmente en parte de redes zombi, como las que genera la botnet Aidra. Ni que decir que la utilización de software antivirus y cortafuegos personales tanto en computadoras como en dispositivos móviles, es también imprescindible.

Esto son solo consejos mínimos, ya que existen otras medidas que en el caso de redes corporativas, deberían aplicarse como parte de las políticas de seguridad implementadas.

Pero aunque el estudio mencionado se basa en conexiones a través de computadoras, la tecnología actual nos lleva a que de ningún modo esa debería ser nuestra única preocupación.

El pasado año, un proyecto global de investigación encargado por ESET y desarrollado por InSites Consulting entre abril y mayo, reveló que cerca de la mitad de los usuarios de Internet alrededor del mundo se conectan a la web por medio de dispositivos portátiles.

Si bien las laptops llevaban la delantera con un 41% del total de estos dispositivos, ya era notorio el aumento en el uso de netbooks, smartphones y tablets, todas ellos con posibilidades de conexiones Wi-Fi. En 2012, esa cifra ha aumentado dramáticamente, sobre todo en el terreno de los teléfonos inteligentes y tabletas.

Esto nos pone muchas veces en situaciones, en las que sin saberlo, no solo usamos la conexión telefónica que estos dispositivos incorporan, sino cualquier conexión gratuita inalámbrica en lugares públicos como aeropuertos, plazas, grandes tiendas, etc. Esto nos enfrenta al riesgo muchas veces desconocido, de que nuestras credenciales de acceso y todo nuestro tráfico generado en la red, termine siendo espiado y capturado.

Entre las amenazas informáticas más comunes que pueden aprovecharse de cualquier conexión Wi-Fi, y por ende robar toda nuestra información, nos encontramos con software malicioso que puede capturar y guardar la información transmitida, obtener datos confidenciales, como credenciales bancarias, simular una conexión Wi-Fi segura cuando no lo es, etc.

No solo debemos ser cuidadosos al utilizar y configurar nuestra propia red inalámbrica hogareña, sino también ser precavidos y no conectarnos a redes no conocidas fuera de nuestro lugar de trabajo u hogar, y mucho menos a aquellas donde no es necesaria una contraseña para lograr el acceso.

Una característica muy práctica que podemos encontrar en ESET Smart Security 5, es la que permite proteger al usuario cuando se conecta a una red inalámbrica pública no identificada, cambiando automáticamente el nivel de protección del equipo.





Publicado el 22/03/2012

Otras noticias recientes:

Estafas vía SMS (06/03/2014)
¡Feliz Año Nuevo! (01/01/2014)
Ministerio del Interior de Perú víctima de ataque de hacktivistas (27/12/2013)
Los gamers fueron atacados casi 12 millones de veces en 2013 (26/12/2013)
Más de la mitad de los que usan móviles, prefiere ignorar los riesgos de seguridad (24/12/2013)
¿Será el hackeo de automóviles la siguiente gran ciber amenaza? (20/12/2013)
Crean método para memorizar contraseñas recreando historias (19/12/2013)
Alerta por campaña de phishing que utiliza la muerte de Mandela (18/12/2013)
Irán advierte sobre la posibilidad de un arma más poderosa que Stuxnet (14/12/2013)
Malware expone datos de miles de pacientes en Estados Unidos (11/12/2013)
Principio de la página Página anterior Imprimir esta página